Tabacos por medio quilo

Por Norland Rosendo
No tendrá, obviamente, la envergadura de Irma ni de María, pero hay un huracán en el local de los fotógrafos de JR, donde uno de ellos es furibundo fanático a los pinareños y anda muy preocupado con los vientos ciclónicos que amenazan la cima de los Vegueros en la Serie Nacional.

La que fue una cómoda ventaja durante más de la mitad del campeonato, ha quedado reducida a medio juego, que es lo mismo que decir, nada, y a (Pedro Luis) Lazo le están tirando un lazo dos equipos que andan fieras, con deseos de no quedarse, como el año pasado, fuera de la segunda fase: los Leñadores y los Leones.

Pero yo le digo a mi colega que no se desespere; que en la pelota, igual que en la vida, hay momentos para gozar y otros para la tomarse la pastillita de los nervios.

Tras un paso avasallador, los pinareños perdieron dos de tres partidos ante unos errantes Leopardos de azúcar, en lo que muchos calificaron como el tope de la primera: primera subserie que perdía Pinar del Río, primera derrota de Yosvany Torres y primera victoria de Freddy Asiel Álvarez.

Ahora los Vueltabajeros empiezan cayendo ante los Gallos espirituanos, mientras los tuneros y los Industriales ganaron sus juegos ante Guantánamo y Villa Clara, respectivamente. Se avecinan rachas de viento fuertes en la cúspide de la tabla de posiciones, pero sigo opinando que el Capitán San Luis merece ser la sede del Juego de las Estrellas.

Con su hachazo de ayer, la novena de Las Tunas se puso a media raya de los líderes y los Leones azules, quienes llevan cinco victorias seguidas, les rugen en la nuca a los dos elencos que le anteceden.

El triunfo de los muchachos de Víctor Mesa tuvo el incentivo de ser por la vía del cero hits, cero carreras, aunque apenas se jugaron cinco entradas, pues llovió en Santa Clara. Con esa ayudita del cielo, David Mena se apuntó el juego 54 que se define por esa vía en series nacionales, y el quinto de un lanzador de Industriales, según nos confirmó el estadístico Osmany Pedraza.

La misma fuente recuerda que el anterior partido de cero hits, cero carreras, había ocurrido en el propio Augusto César Sandino y que fue protagonizado por Freddy Asiel ante Sancti Spíritus, el nueve de noviembre de 2013. Donde las dan, las toman…

El de ayer fue un martes que dejó más noticias, algunas sorprendentes, como el éxito, al fin, de Cienfuegos, y nada menos que ante las Avispas de Santiago de Cuba, que andan en la búsqueda de un pasaje al siguiente tramo. Entre Yusniel Ibáñez, con su batacazo, y Adrián Bueno, que espació nueve hits en 7.2 inning, se confabularon para dejar muy serio a Orestes Kindelán.

Los Tigres, que vienen de ser «humillados» por los Leones en su propia madriguera avileña, tampoco pudieron ahora con Mayabeque, cuyo racimo de siete carreras en el noveno capítulo supongo que hayan dejado vacías las gradas del Cepero.

Mientras, los Cazadores de Artemisa siguen dando en la diana y, sin mucho ruido, se ubican entre los seis punteros, lo que les garantizaría, al menos, un puesto en la serie de comodines.

En duelo entre dos elencos que se vieron las caras en una de las semifinales de la pasada temporada —sin el mismo morbo de entonces, pero con igual rivalidad—, los Cocodrilos matanceros se acomodaron en el cuarto puesto de la tabla; mientras sus víctimas, los Alazanes necesitan de un trote más fuerte para que no peligre, por ahora, su corona.

Por último, la Isla continúa demostrando que no por pequeña deja de ser fiera, ¿y Michel Enríquez?, siguen preguntando los lectores. Dicen que continúa entrenando, a la espera de que le digan: Juegue, usted, señor Pirata».

Acerca de Oscar Luis

Licenciado en Cominicación Social, vivo en La Habana Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*